Las características de una buena empresa de lijado y pulido de metales

El sector del lijado y el pulido de piezas metálicas permite que muchos de los objetos que utilizamos a diario tengan esa apariencia estética y perfecta que embellecen nuestro entorno.

Por ejemplo, la grifería sanitaria está fabricada de metal, y podemos ver que los grifos de los baños de hogares y locales comerciales lucen con un resultado final brillante y resistente gracias a este proceso.

Por ello, las empresas de lijado, pulido y cromado de metales juegan un papel fundamental en este proceso. A continuación os detallamos los puntos que deben caracterizar a una compañía de este sector.

Procedimientos novedosos y flexibles

Existen una gran variedad de piezas de metal, con formas, tamaños y características muy diferentes. Por ello, es muy positivo que una empresa de lijado y pulido de este tipo de materiales esté siempre a la última en cuanto a procedimientos y herramientas de lijado y pulido.

En este sentido, es muy positivo que se pueda optar por uno de los dos métodos que existen para lijar y pulir piezas metálicas: el método manual y el robotizado.

De esta forma, con el proceso manual se pueden atender las particularidades de cada pieza de una manera más personalizada, mientras que el proceso robotizado permite que se puedan trabajar un mayor número de piezas al mismo tiempo, de una manera más rápida y efectiva.

Cromado de metal

También es muy aconsejable que las empresas de lijado y pulido de metales ofrezcan también la fase del cromado. Y, si son respetuosos con el medio ambiente, como Jeycaebro, y tienen una planta de depuración de aguas residuales, mucho mejor. Así, además de poder ofrecer un servicio integral a sus clientes, pueden respetar al máximo los recursos naturales y evitar la contaminación dentro de sus posibilidades.

Para qué sirve el lijado, pulido y cromado de piezas metálicas

Si nos preguntamos por la finalidad de los procesos de lijado, pulido y cromado de grifería sanitaria, podemos encontrarnos con aspectos comunes a estas tres fases y con otros específicos de cada una de las etapas.

De esta forma, la finalidad última de todo el proceso que se compone de las tres fases de lijado, pulido y cromado, es básicamente la de conseguir unas piezas estéticamente perfectas, que puedan utilizarse con éxito en baños de hogares y locales comerciales.

A continuación analizamos al detalle las funciones de cada una de las fases de este proceso:

Lijado de metales

El proceso de lijado es el primer contacto con la pieza de metal y consiste en aplicar una superficie abrasiva y granulada sobre el metal. El lijado puede realizarse de forma manual o robotizada. Este último método, como hemos explicado en alguna otra ocasión, aporta rapidez y efectividad al proceso, mientras que el proceso manual permite centrarse en las particularidades especiales de cada una de las piezas. La combinación de ambos, es decir, tener las dos posibilidades, es lo que hace que una empresa de lijado y pulido sea una referencia en su sector.

Pulido de metales

Tras el lijado, pasamos a pulir el metal. Una vez eliminadas todas las imperfecciones gracias al lijado, se pasa a unificar la superficie y dejarla toda igual, dotando también a la pieza de una resistencia y un brillo adecuados.

Cromado de metales

Una vez que la pieza metálica ha pasado por el proceso de lijado y pulido, podemos aplicar sobre el metal una capa de níquel y de cromo para que el brillo y la resistencia sean todavía mayores. En Jeycaebro contamos con los recursos necesarios para llevar a cabo esta tercera fase, gracias a la cual el acabado final de la grifería sanitaria es perfecto.

La importancia de los robots en el proceso de lijado y pulido de metales

El lijado y el pulido de metales es un proceso muy importante que permite que ciertas piezas metálicas, como por ejemplo todas las de grifería sanitaria, consigan un acabado perfecto y queden fenomenal en los baños de hogares y locales comerciales.

El proceso de lijado y pulido en sí mismo puede realizarse de diferentes maneras. Una opción es hacerlo de forma manual y trabajar la pieza de modo que puedan tenerse en cuenta todas las características de la misma.

Por otro lado, este proceso también puede llevarse a cabo con la ayuda de robots, que permiten que todas las fases se realicen de una forma más rápida y ágil, aumentando así la eficacia y la producción. Este método es especialmente válido para empresas que se dedican al lijado y pulido de metales.

De esta forma, ¿cuáles son las ventajas de los robots de lijado y pulido de piezas metálicas?

Rapidez

El lijado y pulido de metales robotizado es un proceso mucho más rápido que el manual, ya que se pueden lijar y pulir distintas piezas al mismo tiempo, trabajo para el cual se necesitarían un gran número de trabajadores que, además, no conseguirían efectuar este trabajo en el mismo período de tiempo.

Productividad

Como avanzábamos, los robots de lijado y pulido de metales permiten que se puedan llevar a cabo un mayor número de trabajos en un tiempo menor, por lo que esto implica que la productividad aumenta.

Eficiencia

Y, en consecuencia, estos robots permiten que una empresa sea más eficiente de cara a sus clientes y pueda ofrecerles unos menores tiempos de espera en sus encargos y una productividad mayor.

Queda visible la importancia que tienen en la actualidad el proceso de lijado y pulido de metales robotizado, especialmente para empresas cuya actividad se basa principalmente en este sector.